Artículos y Publicaciones

Transición Laboral 2 – Cómo deberán moverse los jóvenes hacia el nuevo modelo de trabajo

Como conseguir un primer empleo o iniciarse en un trabajo independiente nos lleva a recorrer una serie de etapas que no existían hace 10 años atrás. Ahora, poco a poco, nos vamos dando cuenta que todo cambió y que las pautas que se anunciaron con bombos y platillos al inicio del siglo XXI tampoco sirven ya.

Los cambios han sido demasiado vertiginosos. ¿Qué realidad enfrentamos y cómo podemos lograr generar un ingreso con diferentes modalidades si no tenemos experiencia previa laboral?

He repetido varias veces en escritos anteriores, que las oportunidades de trabajo hay que buscarlas, no vienen solas. El desarrollo individual es esencial, ahora ya no se compite sólo por el nivel de estudios sino por las actitudes, por la manera de enfrentar la vida y las supuestas situaciones que tocarán resolver a futuro en el trabajo.

Los tiempos se han acortado en todos los procesos de la vida y esto no escapa al mundo laboral. Graduarse de una carrera terciaria universitaria no garantiza un trabajo seguro al salir al mercado por primera vez. La competencia es feroz y el número de jóvenes postulándose para un mismo cargo es mayor cada año. Entonces, el primer requisito para darle valor agregado a los antecedentes individuales, es manejar idiomas en todas sus modalidades, preferiblemente inglés por ahora, ya se están agregando otros idiomas de importancia. Esto marca brechas entre llegar a conseguir un trabajo o no, en muchos ya se requieren dos idiomas.

A esto hay que sumarle las condiciones personales de actitud y actuación individual, con las cuàles se podrá  proyectar como se comportará el joven ejerciendo su cargo en la empresa. Las empresas ya no tienen tiempo de entrenar por largos períodos a las personas que ingresan.De entrada deberán buscar soluciones a los problemas del día a día. Es por esto, que en todos los programas de reclutamiento de Jóvenes Profesionales donde se presentan cientos de jóvenes, quedan para ingresar a las empresas, después de evaluaciones individuales y grupales, a lo sumo de 20 a 30 personas que cumplen a cabalidad el perfil.

La primera gran conclusión es que la selección final de un joven para ingresar a una empresa a los pocos puestos disponibles, se basa más en la madurez emocional y actitud que demuestre en entrevistas y evaluaciones que en la larga carrera de años que tuvo que transitar para obtener un título. Las Universidades tienen también el gran reto de cambiar al ritmo de los tiempos de las carreras. Como experta en el área de Selección puedo afirmar que como están armadas actualmente, se quedaron fuera de época, y no es lo que buscan las empresas globales.

Tampoco a veces se difunde con claridad que perfiles serán necesarios contratar para la próxima década por parte de las empresas, situación que colaboraría para que las Universidades formen realmente los jóvenes que se van a requerir. Hoy faltan Ingenieros en todas las especialidades y sobran Administradores y Contadores. Debe crecer también la oferta de carreras cortas especializadas porque es una realidad y necesidad marcada por el mismo mercado.

Un grupo mínimo de jóvenes ingresará a empresas, ¿qué pasa entonces con el resto? Una parte ya toma el camino del Emprendimiento por propia decisión y será la tendencia que prevalecerá en el futuro. Pero una gran parte no consigue emplearse y sigue soñando con el trabajo ideal como empleado al salir de la Universidad. Lamentablemente los trabajos en grandes empresas cada día serán menos así ante este nuevo modelo de trabajo hacia el trabajo autónomo y sin seguridad económica de por vida, será el que prevalecerá, y bajo el cuál debemos movernos.

Aqui vuelvo a conceptos ya explicitados con anterioridad: Hay que  partir del autoanálisis, que nos permite definir en qué somos fuertes, qué nos mueve con pasión, qué nos hace felices y qué hace que nos sintamos cómodos trabajando. Si definimos esto con claridad, luego vendrá el recorrido y la formación por crecer en un negocio, un trabajo que genere ingresos y nos haga sentir bien. Para esto se requiere seguir un orden y una manera disciplinada de ir cumpliendo etapas y crear conexiones con toda la gente que hace lo mismo que uno. La interconectividad de redes, blogs, comunidades sociales y laborales, etc. nos ayudará a entender en que mundo nos estamos moviendo en lo que nos gusta y quienes lo hacen. Esto nos permitirá desarrollar nuestra creatividad y aplicarla en una actividad que nos va a generar un ingreso.

Hacia eso vamos, aunque ahora parezca tan diferente a lo que conocemos. Es mejor ir abriéndonos a esto, porque el empleo fijo de la Era Industrial se acabó. El mundo y sus estilos de vida cambiaron. Debemos nosotros ahora cambiar internamente para poder movernos en esta nueva realidad. No culpemos a los Gobiernos, Estados, corporaciones públicas o privadas por la falta de trabajo. Hay mucho para hacer que nos puede generar ingresos económicos, pero bajo otro modelo que aún nos cuesta comprender porque aún estamos viviendo la transición entre uno y otro.

 

Autora: Alicia Bertoni