Artículos y Publicaciones

Trabajo para los jóvenes, una utopía posible

El nuevo paradigma laboral ya llegó a la región latinoamericana. Pero aún las instituciones y las organizaciones en general,  y todo lo que socialmente puede apoyar a los jóvenes  para poder iniciar un trabajo remunerado, no se han adaptado al mismo, no están preparadas para manejarse bajo nuevas normas y realidad. Quizás los Consultores de Recursos Humanos podemos colaborar, para ayudarlos a transitar este camino, al utilizar algo de la información que nos muestra nuestra práctica diaria de trabajo, y que les puede facilitar este recorrido que inician.

Cambios en el mercado laboral

El cambio constante llegó para quedarse. Las etapas marcadas por el tiempo se acortaron, y ya no existen ni el  cargo ni el trabajo permanente. El empleo como tal, basado en una profesión específica para lo cual nos preparaban las Universidades, en un nivel terciario, ya no sirven para asegurarnos un trabajo de inmediato. Hay un abismo entre los Pensum que aún ofrecen las Universidades, y la realidad que consiguen los jóvenes cuando quieren ingresar al mercado laboral.

Hay algunas excepciones todavía en industrias muy específicas y acotadas como por ejemplo la petrolera, donde se siguen necesitando jóvenes Ingenieros petroleros, Geólogos, Geofísicos, e Ingenierías especializadas, carreras que siguen teniendo una población mucho menor que el resto de las carreras y que siguen teniendo empleo seguro apenas egresan de la Universidad.

Muchos jóvenes me podrán decir que no pueden afrontar carreras tan largas como estas, porque deben trabajar y generar un ingreso rápido. Si, esto es así ahora, y lo seguirá siendo, pero existen muchas maneras alternas de estudiar y comenzar a trabajar en paralelo, ahora mucho más que antes, donde en la mayoría de los casos se concluía primero la carrera y luego se comenzaba  a buscar trabajo. El consejo es buscar un trabajo, preferiblemente a tiempo parcial, desde los primeros años de la carrera. El “networking” laboral es muy importante y perdurará a lo largo de los años. Al trabajar, se define mejor el objetivo laboral futuro, y a veces hasta el cambio de la carrera elegida.

Se les aconseja que hagan un pequeño estudio de mercado, de cuáles serán las necesidades  en el presente y el futuro, cuáles son las actividades y cargos se necesitarán cubrir, y ver como encajan con sus expectativas personales, habilidades o fortalezas propias. Siempre habrá algo que encajará con nuestras expectativas. Incluso cuando no podemos o no queremos iniciar estudios terciarios largos, ¿por qué no especializarnos en lo que nos gusta a través de carreras cortas?

Nuevas alternativas

Actualmente se dictan todo tipo de especialidades on- line y en cualquier lugar del mundo. En muchas no necesitamos instalarnos en otro país, las cursamos por internet. Podemos a su vez conectarnos con otras comunidades en el mundo que estudian y trabajan en lo que nos gusta a cada uno. Para esto, es buena “la aldea global”, porque también nos permitirá trabajar también on- line, pertenecer a equipos de trabajo virtuales, multiculturales. Los jóvenes se integran en grupos situados en diferentes partes del mundo hablando más de un idioma, y trabajando a distancia. Cada día hay, y habrá más, sitios de trabajo en lugares distantes, con horarios diferentes y formas de vida diferentes.

En las carreras tradicionales en las Universidades, recién están descubriendo que esta modalidad de estudio y trabajo on-line llegó para quedarse. En caso contrario, el joven  que nunca trabajó antes de terminar su carrera universitaria, pasó unos cinco años  promedio aislado de esta realidad. A esto se suma el cambio de las empresas, que cada día contratan menos gente, que ésta deben estar mejor preparada, y que debe poseer dos competencias que marcan su posibilidad de ingresar a una empresa: ser resilentes y emprendedores. A esto debemos agregar, el manejo de otro idioma, además del nativo, como mínimo. Este es un requisito esencial para desempeñarse en cualquier actividad.

Ser empleado, trabajar freelance, a tiempo completo, a tiempo parcial, a distancia, on-line, por propia cuenta, etc. son todas opciones válidas para los jóvenes. Mirar el mundo laboral sólo a través del viejo modelo de empleo fijo por muchos años en una misma empresa no es más funcional porque casi no existe. Es el momento de abrirse a estas nuevas modalidades  laborales, que llevan como denominador común la preparación y el aprendizaje permanente de nuevos conocimientos y aplicaciones, bajo un marco de disciplina y organización, en todo lo que se emprenda, y con una actitud permanente de flexibilidad frente a los cambios.

Autora: Ailcia Bertoni