Artículos y Publicaciones

Empleabilidad Siglo XXI – Identidad Digital y Marca Personal

Corre el año 2013 y aún recibo consultas del estilo: ¿A dónde envío mi CV? Mi respuesta: a LinkedIn.

Podría sonar tal vez “poco delicado” o inclusive la persona en cuestión podría llegar a pensar que “me importa poco”, sin embargo nada más lejos de la realidad. Es hora de ayudar realmente a las personas que deben reinsertarse en el mercado laboral o inclusive aquellos que están en busca de un cambio: todo aquel que pretenda estar activo en el mercado laboral en el siglo XXI debe comprender que debe ser “ubicable”, no hay alternativa y hoy eso significa estar online.

Lo que al principio podría parecer un dolor de cabeza es realmente una solución para el interesado. No más formatos diferentes de archivos, fotos, actualizaciones o mejor dicho desactualizaciones. El trabajo a partir de ahora es: crear, mantener y alimentar su identidad digital y su marca personal.

Nuestra identidad digital no es muy diferente a nuestra identidad física en su concepto, sin embargo el concepto de la “marca personal” toma más fuerza que nunca ya que se debe trabajar para lograr una diferenciación en el “mercado laboral” que hoy es uno solo y es global. Revisando la oración anterior tenemos palabras claves: Mercado, Marca y Global.  Debemos entonces trabajar en definir, comunicar e impulsar nuestra marca personal. Simple marketing… marketing digital… marketing digital global.

Un gran socio para establecer su marca personal en la red es LinkedIn. Sin duda alguna LinkedIn es una red social que se ha logrado posicionar como líder absoluto en el sector de perfiles profesionales. Ni los portales de empleo más importantes a nivel global han podido frenar este fenómeno y tampoco creo que logren hacerlo si no hay un grosero error por parte de LinkedIn en el futuro. Por el contrario, LinkedIn sigue agregando funciones que permiten encontrarse y conectarse de manera más eficiente. LinkedIn se estaba esperando desde principios de siglo, cuando centenares de portales de empleo mantenían múltiples bases de datos donde a largo plazo era imposible mantenerse actualizado en todas a la vez. De tal forma que lo que parece un problema es realmente una solución: te van a ir a buscar a un solo lugar, entonces ¿cómo no voy a estar allí esperando?

Ni las organizaciones, ni los reclutadores tienen tiempo hoy de buscar durante horas entre millones de nombres y registros en la web, y a menos que seas alguien muy especial, mucho menos harán cientos de llamadas ubicando o rastreándote. Es tu labor mostrarte, y hoy en día no se muestra quien llene los casilleros de email de las consultoras, reclutadoras o gerentes de recursos humanos de las empresas, hoy se muestra más aquel que haya trabajado bien su identidad digital y su marca personal en la red.

The conversation

Tu marca personal debe tomar en cuenta mucho más que LinkedIn, también hay que saber administrar otras redes sociales más comunes como Facebook y Twitter, tal vez otra que permitan mayor contenido multimedia si estás en industrias como diseño, entretenimiento, etc. y por supuesto las que son especializadas o de nicho específico de tu industria. Aunque se participa en estas redes de forma personal y no se espere, son utilizadas para recabar información de posibles postulantes. No hay que asustarse, simplemente cuentan con herramientas para administrar los contenidos públicos y privados, obviamente aquellos que sean relevantes al perfil profesional hay que colocarlos como públicos.

Hay que tener en cuenta que LinkedIn puede integrar también varias herramientas de otras redes sociales como blog y presentaciones de negocios. Y que aunque no se estés buscando un cambio laboral hay que mantener fresca la imagen y estas herramientas integradas pueden hacer el trabajo de una sola vez.

Así mismo, y para poder centralizar todo, es recomendable que tengas un blog o página inicial donde puedas concentrar todos los accesos a tus redes sociales y tal vez tu experiencia, tus gustos, artículos, investigaciones, libros o todo aquello que consideres que forma parte de tu “identidad digital”. Existen plantillas y herramientas muy intuitivas como WordPress que puedes utilizar para centralizar todos los links de las redes sociales, tu cv e intereses, y utilizarlo en tu firma cuando respondes algún mail profesional.

Como todo cambio, tiene partes buenas y partes no tan buenas. La no tan buena es que sentirás que debes aprender muchas cosas nuevas… y es verdad, debes hacerlo, no hay alternativa, si no aprendes ahora cada año será más difícil porque seguirán cambiando las plataformas de comunicación de todas estas redes sociales. Igualmente, tómalo positivamente y piensa que es una manera de demostrar tu disposición a aprender nuevas tecnologías y herramientas que es un factor de personalidad muy bien visto.

La buena es que definitivamente son herramientas mucho más eficientes, de alcance global y en donde todos somos iguales. El perfil de Bill Gates y el tuyo tendrán el mismo lugar en la base de datos de LinkedIn In por ejemplo, no así la misma “visibilidad”. Es ahí donde debes trabajar, todas las redes sociales y buscadores trabajan con algoritmos de búsqueda que día a día se van haciendo más eficientes en calificar la cantidad y calidad de la información que tienen los perfiles de redes sociales, blogs, páginas web, etc.

De tal manera que mientras mejores contenidos puedas mostrar, más veces serás buscado y encontrado. Haz la prueba, entra a Google y busca tu nombre, ¿qué encuentras?, en el año 2013, algo debes poder encontrar sino es muy difícil que los demás lo hagan. Si no has podido encontrar nada que hable de ti, de tus gustos, intereses, de tu trabajo y tus logros es hora de que empieces a trabajar en tu identidad digital y tu marca personal. Aún si formas parte de los que han tenido una gran trayectoria profesional durante los últimos años, si no logras mostrarlo online todo ese esfuerzo pasarás inadvertido para el resto del mundo que no te conoce personalmente.

Autores: Pablo Weyler y Betsabé Sensottera